In

Relato: 1ª Antología Solidaria

¡Hola amores!
Hoy os traigo una entrada diferente, como podéis ver no es ninguna reseña. Os pregunté por IG Stories y para mi sorpresa, a algunxs de vosotrxs os gustaría leer mi relato (¡Gracias!). ¿No sabes de lo que hablo? Pues hace unos meses, escribí un relato para el concurso "Relatos del Paraíso: 1ª Antología Solidaria". Mi relato no ganó, pero fue seleccionado para publicarse en el libro. Debajo os cuento más cosas sobre él! Por el momento os dejo con lo que escribí:
La segunda vez que me perdí
Estaba anocheciendo cuando llegué a casa. Después de quitarme el abrigo, me recogí el pelo y fui hacia la habitación de mi hermano. Yo llevaba todo el día sin pasar por casa, y él seguramente estaría haciendo sus deberes para la universidad, que últimamente le traía loco. En realidad, siempre andaba como loco. Pasaba horas encerrado en su cuarto, había creado su paraíso de libros perdidos; pues todo el cubículo estaba inundado de libros abiertos, marcados, con hojas dobladas, apuntes a bolígrafo… Veía películas conmigo y con papá todos los viernes, pues era nuestro ritual. Mamá nos hizo cogerle un extraño apego a esa costumbre y ahora que no estaba… realmente ninguno de nosotros sabía si seguía teniendo mucho sentido, pero ahí estábamos cada semana, juntos para nuestra cita familiar.
Por la ventana de la habitación entraban unos débiles rayos de luz, procedentes del atardecer que quedaba frente a mí. No me sobresaltó el desorden, pero sí el hecho de que el cuarto estuviera vacío. En el escritorio había bolígrafos, hojas amontonadas y arrugadas que no me parecieron extrañas. Me desconcertó el hecho de vislumbrar un solo sobre, perfectamente liso y colocado encima de la cama. Sin pensarlo, lo cogí y me dispuse a leerlo. Me paré un segundo, pensando que podría ser algún escrito personal y que por lo tanto no era de mi incumbencia.
Las manos me temblaban cuando me dispuse a abrirlo. Había anochecido por completo y tuve que encender la lamparita de noche, entonces toda la habitación tomó un aspecto más frío del que me habría gustado advertir.
Lo desdoblé con cuidado.

Lo siento.
Lo siento, porque no encuentro otra manera de empezar esto. O de terminarlo.
Tengo tantas cosas por las que pedir perdón… no quisiera hacer de esto una larga lista sobre mis pecados y arrepentimientos. Ahora que lees esto, debes estar tranquila. Te hablo a ti, hermanita, porque sé que papá no llegará hasta las once y tú pasarás a echarme un ojo al llegar a casa, para comprobar que no se me han salido los ojos de las órbitas delante del ordenador. Vale, no entres en pánico.
Lo siento, hermanita, esto es una despedida. Sabes que detrás de cada despedida hay una historia, algo que contar. Sé bien por las películas que vemos los viernes con papá, que a ti te gusta indagar sobre todo lo que pasa. Recuerdo que una noche, incluso me dijiste cómo podías notar la tristeza en los ojos de una actriz, y yo me quedé ahí, sin saber qué decir, porque siempre me dejas sin palabras.
Todavía no he podido aprender a superar lo que pasó el verano pasado. Aunque ya sea invierno, y lleve la sudadera que mamá me robaba a veces, todavía siento el calor de aquel día. Todos los días mi mente vuelve al julio en que perdí la vida. No dejo de pensar en mamá, en el sofá mientras tú estabas en la habitación. Aquellos hombres acabaron con ella, y tú luchabas por zafarte de aquel par de monstruos indeseables que irrumpieron en casa aquella noche. Papá todavía trabajaba pero yo… yo llegué tarde. Como siempre llego tarde a todo, llegué tarde a entregar los papeles de la universidad, a pagar los plazos del coche, a hacer las tareas, llegué tarde a salvaros.
Llegué tarde porque el calor me abrasaba por dentro. Llegué tarde porque las lágrimas me inundaban las mejillas, el cuerpo me temblaba y de mi boca no salían más que gritos e insultos obscenos. No puedo dejar de pensar en eso, ¿sabes? Te juro que todas las noches antes de cerrar los ojos, lo último que veo es la imagen de mamá, nuestro ángel protector yaciendo en el sofá, inerte, con el aura intacta. Y luego estás tú. Aunque aprendas a vivir con ello, tu recuerdo me persigue, me persigue la culpa por descuidarme, por no reaccionar antes, por no poder salvarte de aquellos sucios cerdos que ensuciaban tu cuerpo como nadie debería hacerlo nunca. No podré sacar nunca de mi cabeza esa expresión de terror que vi en tus ojos. Como tú viste lo que transmitían los ojos de aquella actriz, yo vi tu mirada, y sigo viéndola a día de hoy.
Sé que ahora eres toda una mujer, que nunca dejaste que nada te parase, que tus sueños eran siempre más grandes que tus pesadillas. Una vez me dijiste que era por mí. Recuerdo que dormiste en mi cama, hecha un ovillo y acurrucada a un viejo jersey de mamá, me dijiste que yo te había salvado pese a todo. No oíste mis sollozos, por suerte no mojé tu dulce cabello, pero en ese momento me di cuenta de que yo jamás podría creer eso. Solo tú te habías salvado, fuiste una montaña y apagaste ese incendio que te quemó, llenaste tus árboles de oxígeno y saliste al mundo en busca de un rayo de sol y brisa fresca. Léeme, no quiero que dejes de ser eso.
Te quiero. Como no he querido nunca a nadie, pues eres mi hermana y todas las mujeres del mundo son poco cuando las pongo a tu lado. No me he molestado en encontrar el amor. Lo tenía todo, y de repente se marchó. Aunque reafirmarás lo vago que soy, no me he molestado en buscarlo de nuevo. No he querido buscar mi felicidad, no he podido aprender a sobrevivir cuando me falta la mitad del corazón, no sé hacerlo si no estoy completo, y hermanita, siento decirte que no lo estoy.
Sé que me echarás de menos, y es una tontería decirte que no lo hagas cuando yo te echo de menos siempre, cuando vuelves a casa de noche, cuando sales sola y te obligo a llamarme para saber que estás bien… piensas que soy un pesado. Ya eres libre ahora, puedo estar tranquilo porque no me necesitas, tú misma has cultivado la manera de ser fuerte y hacer frente a todo lo que te pase. Mi pequeña, te tuve en brazos cuando naciste. Mamá quedó exhausta tras el parto y necesitó atención. El pobre de nuestro padre entra en pánico cuando pisa un hospital, ya le conoces. Cuando cogiste mi dedo me prometí que no dejaría nunca que nada malo te pasase. No he podido cumplir con la única promesa que me he hecho en toda mi existencia. No he podido, ni siquiera, mantenerte a salvo de la vida, como buen hermano mayor.
Haz las cosas que te hagan feliz. Sigue creciendo, como tú sabes hacerlo. Como yo no he podido. No llores por mí, déjame conservar la esperanza de que te dejo en buenas manos, porque no hay mejores manos para cuidarte que las tuyas, mi hermana, esas que se aferraron a mí el primer día de tu vida.

Recuerdo haber estado sentada allí durante horas. Me parece que volvía a anochecer cuando abrí los ojos. Pero el anochecer no me traía rayos anaranjados, ni amarillentos como la tarde anterior. Esta vez todo lo veía negro.
Tenía que afrontarme al mundo de nuevo, y esta vez no sabía cómo afrontarlo sola.

Hasta aquí llega el relato, espero que os haya gustado y sabéis de sobras que me podéis dejar cualquier comentario o lo que sea con vuestra opinión (me haría mucha ilusión).
https://www.amazon.es/Relatos-del-Paraiso-antolog%C3%ADa-solidaria/dp/1540531139  Este es el enlace de compra a Amazon, en la descripción podéis leer más información. Es un libro benéfico, así que el dinero recaudado será donado a "Asociación de Padres de niños con cáncer ASPANOB". 

¡Un besazo!

Read More

Share Tweet Pin It +1

5 Comments

In

#30 El corazón de la bestia

¡Muy buenas!

Nuevo día, nueva reseña. Aunque con este calor, ¡casi que apetece más un buen baño en la playa! Espero que podáis estar disfrutando de este buen tiempo que tenemos (por ahora).
Hoy vengo con la reseña de un libro al que le tenía muchas ganas desde que me llegó a casa por un sorteo, se trata de “El corazón de la Bestia” y lo escribe Brie Spangler.

Esta es la sinopsis:

Nadie está a gusto en su propio cuerpo. Pero Dylan siente que el suyo es demasiado. Demasiado alto, demasiado peludo, demasiado grande.
En terapia conocerá a Jamie y, por primera vez en su vida, encajará. Ella le mira como nadie lo ha hecho antes. Y cuando él la mira, ve en ella todo lo que siempre ha querido. En cambio los demás, cuando miran a Jamie, ven algo completamente distinto.
Y cuando la presenta como «su chica», sus amigos se ríen. Demasiado.

La novela me llamó mucho la atención porque solo había leído buenas críticas sobre ella, y claro, me hice unas expectativas bastante altas. El libro en aspectos generales está escrito con un lenguaje muy adecuado para la edad de nuestros protagonistas, se comprende con facilidad y te hace adentrarte en la historia de Dylan y Jamie.

Dylan y Jamie… extraños y parecidos a la vez. He de reconocer que al principio me costó un poco conectar con ellos, más que nada por las situaciones difíciles por las que están pasando. Me parece que son unos protagonistas muy reales y trabajados, hechos con muchísimo esmero y sin duda se puede notar sus personalidades y pensamientos, que traspasan las hojas del libro. A lo largo de este vemos cómo avanza la historia de ambos, juntos y por separado. No quiero contar nada sobre sus problemas y la situación en la que se encuentran, así que mejor dejaré que lo descubráis sobre la marcha como he hecho yo (me parece más impactante).

<< Jamie me ha dado una patada, ¿Qué digo una patada? Me ha dado una puñalada trapera. Golpeo fuerte el espejo con la cabeza. Me ha dejado, y ni siquiera estábamos saliendo juntos. Golpeo más fuerte aún. >>

Por lo que respecta al ritmo, me ha parecido lento. Se me ha hecho un poco difícil engancharme a la historia y os confieso que al empezar a leerlo la primera vez lo dejé a las pocas páginas (yo es que me ofusco mucho si desde el principio no me llama). Pero la cuestión es que ya a la mitad del libro empecé a quedarme con ganas de más, la historia aumentaba en intensidad y tenía que saber qué pasaba al final.

Para terminar, recomiendo esta historia porque te hace abrir los ojos sobre algunos temas tabú que me parecen interesantes, aparecen los complejos físicos, la época del instituto y la adolescencia, el bullying… creo que se tratan estos temas con delicadeza y realidad a la vez, de una forma muy fácil de entender. Con un bonito mensaje de comprensión, “El corazón de la bestia” es un libro hecho para reflexionar después de leerlo. Sobre la lectura, nuestra actitud y cómo afecta a la vida de los demás.

Este  es el enlace a la página web para tener más información.
Espero que os haya gustado la reseña, podéis comentar aquí debajo.


¡Un beso!

Read More

Share Tweet Pin It +1

6 Comments

In

#29 Olivia. Enfermiza obsesión I

Muy buenas de nuevo!

Hoy os traigo una reseña nueva (por fin) y me tendréis que disculpar, pero es que la vida no me alcanza para leer más, ¡me quedo sin tiempo!

El libro de hoy se titula "Olivia. Enfermiza obsesión" y lo escribe Giselle Schwarzkopf. Podéis encontrarlo en Wattpad pero también lo publicará próximamente Nova Casa Editorial.

Resultado de imagen de olivia enfermiza obsesionOs dejo con la sinopsis:

Olivia juega con muñecas. Les corta la cabeza.
Olivia tiene once años. Finge ser menor. 
Usa vestidos rosas y pequeños moños rojos.
Olivia es un monstruo. Mató a su gato y…
Un monstruo no puede ser salvado.
Un monstruo no puede ser amado.
Avan tiene dieciocho y ama enfermizamente a Olivia.

Ahora os cuento, empecé este libro porque la sinopsis y la portada me llamaron muchísimo la atención y yo, que me gusta leer mucho de estos temas, no podía dejarlo pasar.
La forma de escribir de la autora es muy sencilla, fluida y hace amena la lectura. Intenta hablarnos desde el punto de vista de la protagonista para que nos integremos con el personaje y la historia, cosa que en mi caso ha conseguido.

<< Llorar no te hace débil, llorar frente a los demás hace que ellos crean que eres débil. >>

Nuestra protagonista se llama Olivia, y conocéis su descripción gracias a la sinopsis. Poco más os diré, es una niña de 11 años con una vida realmente interesante y digna de estudio, os recomiendo que la conozcáis a medida que leéis el libro.

Además de Avan (un personaje que me ha sorprendido mucho) y Olivia, hay más personajes secundarios que tienen relevancia y una larga historia detrás, por lo que no existen personajes de relleno o capítulos con poca importancia. Prefiero no contar nada sobre ellos porque entonces os desvelaría toda la historia, así que, a leer!

El ritmo se mantiene durante toda la novela, aunque se vuelve mucho más trepidante hacia la mitad del libro, haciendo que te quedes enganchada y con ganas de saber más (yo lo leía a ratitos en el tren y algún día he querido pasarme de parada!) sobre la trama que se va tejiendo, dando vueltas una y otra vez porque nada es lo que parece. En esta historia hay muchos secretos que podremos ir descubriendo, además veremos cómo evolucionan los personajes y la manera en que se enfrentan a las situaciones tan complicadas que van surgiendo.
Os recomiendo esta historia porque ha sido algo diferente, un soplo nuevo que me ha interesado, intrigado y enganchado hasta el final. Además, si os quedáis con ganas de más, la serie continúa con dos títulos más: Tristán y Alena.

Espero que os haya gustado la reseña, podéis decirme lo que queráis en los comentarios.

¡Un abrazo!

Read More

Share Tweet Pin It +1

5 Comments

In

#28 Diario de un fumeta

¡Buenos días!

Hoy vuelvo a la carga con las reseñas al blog, espero poder continuar con el ritmo, porque he estado algo ocupada y no he podido subir todo lo que me habría gustado.
Os traigo la reseña de un libro titulado “Diario de un fumeta” por Josan Trujillo. Quiero dar las gracias a Donbuk Editorial por el envío del ejemplar y confiar en mí para hacer la reseña. 

Os dejo aquí mismo la sinopsis:

Óscar Cano Bello (OCB para los amigos) es un joven al que le gusta el rock, beber «birras» y, sobre todo, fumar «petas». A raíz de la muerte de un conocido, Óscar comenzará una relación con la hija del fallecido que lo conducirá a un mundo de excesos y lujuria que no conocía hasta el momento. El verano se presenta interesante para la pandilla, pero todos los excesos terminan teniendo consecuencias y Óscar acabará comprobándolo en primera persona.
Diario de un fumeta es un libro gamberro y divertido, cargado de fiesta, sexo y desenfreno, pero en el que también hay sitio para la crítica social, el amor y la amistad.

Este libro está estructurado en capítulos, y debo decir que con unos títulos muy divertidos y ocurrentes (“Dame pan y dime tonto”, “La lotería, la quiniela y su puta madre”). Se leen en un suspiro y en todo el libro se mantiene un ambiente fresco, ágil y contado desde un punto de vista macarra característico de nuestro protagonista, por lo que es muy fácil adentrarte en su vida y mimetizar  con el personaje y las situaciones vividas. Por eso, el lenguaje es sencillo y no escatima en palabras malsonantes o repeticiones, cosa que me parece totalmente normal porque son palabras y formas de hablar que puede usar cualquiera y aporta naturalidad a la historia.

En los primeros capítulos se describen al protagonista (OCB), y sus amigos LSD y PPD. Si queréis saber a qué se refieren estas siglas, ¡tendréis que leer el libro! A partir de ahí, se relata la vida de Óscar en primera persona, y sus aventuras de verano con sus amigos y Adelita, una chica que cobra importancia desde el principio de la novela. También aparecen otros personajes secundarios que cobran importancia como Miguel, Annie, Pedro y Sofie. Además, situado mayoritariamente en Cataluña, durante el libro aparecen diversas localizaciones muy bonitas para veranear, así que también podéis coger alguna idea si sois de por aquí, el autor nos muestra lugares como Palamós, la Costa Brava y algunas calas.

Durante la historia se habla de drogas, humor y sexo con soltura, algunos momentos me han dado algo de pudor, a pesar de que las explicaciones eran típicas de alguien como OCB, por lo que entiendo que el personaje está muy bien creado y se ajusta a su personalidad con lo que dice y lo que hace. Pero como todo, el verano se acaba y la vida vuelve a su cauce natural, la vida de Óscar toma rumbos diferentes y pasa por malos y buenos momentos, que no quiero adelantaros para no estropear el libro.
Al final del todo se ve una evolución de los personajes, aunque haya actitudes que no me gustan demasiado, se nota que han crecido y sus vidas han cambiado debido a todos los acontecimientos por los que han pasado. El libro en general, habla de sexo, drogas y una vida de desenfreno, pero también se puede ver más allá de eso, y observar que hay sitio para la amistad y las reflexiones. De todos los libros se puede aprender algo y de este se puede sacar una lección de vida sobre los excesos y lo que buscamos en realidad.

Os dejo el enlace a la página web: aquí!

Espero que os haya gustado, sabéis que podéis dejar un comentario y contarme lo que os apetezca.


¡Un abrazo!

Read More

Share Tweet Pin It +1

0 Comments

Sigue el blog por correo 📨